VIDEOS MARXISTAS, MATERIALISMO HISTORICO, DIALECTICA, SOCIALISMO CIENTÍFICO. FILOSOFÍA MARXISTA
PREGUNTAS AL MATERIALISMO HISTORICO
Hª DE LA DIALECTICA Y LA FILOSOFÍA
IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

ANTONIO GRAMSCI


Antonio Gramsci (1891-1937), pensador y político italiano y uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano.

Gramsci nació en Cerdeña, en Ales, Italia en  1891 y murio en Roma, 1937.

Nacido en el seno de una familia muy humilde. Inició sus estudios superiores en la Universidad de Turín en 1911 pero la abandonó en 1914 debido a un problema crónico de salud. En 1911 también decidió  afiliarse al partido  socialista. Su infancia estuvo marcada por negativos acontecimientos familiares y por una caída que tuvo a los cuatro años que le produjo una deformación progresiva de su columna vertebral, que junto a otras enfermedades le acompañarían y condicionarían su vida. Después e los estudios primarios y secundarios realizados con esfuerzos económicos, llega a Turín después de haber conseguido un beca en la Facultad de Letras, donde sumará a su formación académica los primeros conocimientos de su formación y actividad política

La prehistoria de su prolongada actividad periodística se encuentra en estos años, tarea que se concretará en el periodo que va de 1911 hasta 1915, años de intensa actividad intelectual a pesar de sus intermitentes crisis de salud. Es la época de su inscripción en la sección socialista de Turín y colaborador en el II Grido del Popolo y redactor de Avanti!. En los años que transcurren de 1915 hasta el 1926, año de su detención y encarcelamiento, Antonio Gramsci se forja como líder y dirigente del movimiento comunista internacional. Es la época de la Gran Guerra, de la Revolución Rusa,de la expansión industrial en el norte de Italia, sobre todo en Turín y Milán y el tiempo de una implicación total en las luchas obreras, concretamente en los comités de fábrica, los debates dentro del Partido socialista que darán lugar a la escisión y a la formación de Partido Comunista de Italia que alcanza su desarrollo después de vivir momentos de tensiones internas y de una incesante actividad tanto en la sociedad italiana como en la III Internacional. Es el momento en el que emergen y se consolidan lideres como A. Bordiga, Palmiro Togliatti y el propio Antonio Gramsci.

Comenzó a trabajar como periodista en Avanti! (¡Adelante!), un periódico del partido socialista, en 1916, y poco después fundó otro diario, en colaboración con Palmiro Togliatti y otros compañeros, llamado Ordine Nuovo (Órden Nuevo) en 1919. Tomó parte en el movimiento de Consejos de Fábricas que intentó sin éxito desafiar a Fiat y otras compañías de Turín y sus alrededores durante 1920.

Fue uno de los fundadores del Partido Comunista Italiano (PCI), formado en enero de 1921 en el Congreso de Livorno, y trabajó para la Komintern (la III Internacional comunista) en Moscú y Viena, pero regresó a Italia en 1924 para unirse a la oposición parlamentaria enfrentada a la dictadura de Benito Mussolini. Fue arrestado en 1926 y condenado a veinte años de prisión, empezando su pena a cumplirla en 1928. Durante sus años de reclusión escribió diversos textos, agrupados y publicados póstumamente bajo el título de Cuadernos de la cárcel (1948). Sus Cartas desde la cárcel fueron editadas también después de su fallecimiento. Su obra se centra en la importancia de los fenómenos culturales en la transformación de la sociedad occidental, y en el control ejercido por las clases dominantes a través de la cultura

Falleció el 27 de abril de 1937 en el hospital de una prisión de Roma.

La influencia del pensamiento de Gramsci ha continuado gracias a obras como Cuadernos de la prisión, publicada por primera vez entre 1948 y 1951. Su análisis de las dificultades que se plantean en las sociedades avanzadas y cambiantes, en las que la clase gobernante ejerce no sólo el poder militar y político sino también la hegemonía intelectual y cultural, atrajo la atención de Jean Paul Sartre, Louis Althusser y otros pensadores marxistas, algunos de los cuales criticaron su actitud revolucionaria.

El epistolario de Gramsci consta de mas de quinientas cartas escritas durante su destierro en Utica, en la clínicas donde tuvo que ser internado y en las cárceles durante el periodo que abarca quince años, desde 1926 hasta 1937, año de su muerte. Sus interlocutores son Tatiana Schuchth,hermana de Julia, esposa de A. Gramsci, su amigo Piero Sraffa, catedrático de economía en Oxford, sus hijos Delio y Guiliano, su madre y otros familiares. Como se puede comprobar en esta lista no aparece ninguno de sus camaradas porque no le estaba permitido escribir, o por razones obvias de seguridad. La primera edición de las cartas apareció en 1947 como primer volumen de sus Obras completas que alcanzo una gran resonancia en el publico como en la crítica que valoraba sus valores literarios y éticos y, sobre todo, la categoría cultural que anticipaba la temática de los Cuadernos, Benedetto Croce no dudó en afirmar que el libro pertenecía a todos por encima de idearios políticos, al tiempo que destacaba la dimensión intelectual de un autor que quiso pensar y transformar los problemas del presente. Otros calificaron las cartas de "libro edificante" y de formar parte de la mejor literatura italiana. Italo Calvino remarca su organicidad y su carácter memorialistico y narrativo donde se entrecruzan las vivencias, vicisitudes y reflexiones de una voz revolucionaria sin libertad en medio de la desolación de una celda.

En 1965 apareció otra edición con el doble de cartas, muchas inéditas, acompañadas de notas científicas y recuperados algunos pasajes de las mismas que habían sido suprimidos en la edición anterior. Esta edición fue traducida por Esther Benitez y publicada en España en 1975 en la editorial Cuadernos para el dialogo con un prologo de Paolo Spriano que, por su carácter informativo y crítico, fue en aquellos años de sombras una epifanía revolucionaria. La edición que comentamos, dirigida y prologada por el profesor Francisco Fernandez Buey recoge las cartas de la edición citada anteriormente y las que se añadieron en la tercera edición italiana del año 1996, así como una sección de notas críticas traducidas de las ediciones italianas.


El corpus de este epistolario abarca los periodos de destierro y prisión de A. Gramsci, así como los tiempos que transcurren de traslados a los respectivos a centros penitenciarios los que dio fiel noticia de los mismos con la mirada de un periodista militante. Durante todo este tiempo las condiciones tanto físicas, intelectuales y emocionales sufren por la situación severa de las prisiones, por la evolución de su salud y por el aislamiento físico, no solo de su familia y amigos, sino de la parálisis de su actividad política, que a veces las siente con profundo dramatismo: la cárcel, a veces, crea en cada uno "su cárcel." Sin embargo, con todas las grandes limitaciones, escribe las cartas como la redacción y los Cuadernos creando una obra teórica y sentimental de difícil superación. Sus interlocutores le marcaran el tema y los registros siempre con una nota característica común: su buen hacer lingüístico, algo que le exige, a veces, a alguno de ellos para evitar la digresión y el monólogo y alcanzar así, el carácter dialogístico.


Si convenimos que las Cartas desde la cárcel nos narra parte de la vida del dirigente comunista italiano de una forma fragmentaria, y las agrupamos por tiempo y receptor nos encontramos con capítulos "independientes" entrelazados por la misma voz, De este modo, las cartas a su madre nos darán dos puntos de vistas diferentes sobre su situación. Ocurre lo mismo con las cartas a Julia su mujer en Moscu, en las que el leit motive es la educación de sus hijos y los silencios y reproches recíprocos. Con Tatiana, hermana de Julia, que ha permanecido en Italia para estar mas cerca de él y poder visitarlo de vez en cuando, mantiene un contacto mas frecuente al ser su mediadora con el Partido y sus amigos. Otros interlocutores como Piero Sraffa, su hermano Carlo y su hijo Delio constituirán una correspondencia de la que extraemos un pasaje de una de la ultimas envidas a este ultimo y que; resume su vida y obra:

"Yo creo que te gusta la historia como me gusta a mí cuando tenia tu edad, porque se refiere a los hombres vivos, y todo lo que se refiere a hombres, a cuantos mas hombres sea posible, todos los hombres del mundo en cuanto se unen entre si en sociedad y trabajan y luchan y se mejoran asi mismos, no puede dejar de gustarte más que nada"


Las Cartas desde la carcel se complementan con el conjunto de cartas que escribió a su mujer antes de su estancia en prisión, agrupadas con el título de Cartas a Yulca, publicadas en el año 1989, hoy descatalogadas. Esta colección fue realizada por Mimma Paulesu y traducidas por Francisco Fernandez Buey, autores respectivos de su prologo "Amor y revolución" y del estudio "Recuerdo de Julia" que enriquecen la edición. La importancia de este libro, reiteramos, es que a las cartas escritas desde la cárcel se suman aquellas que fueron remitidas cuando Antonio el drama o la tragedia que vivieron tanto Yulca (Julia) como él desde los primeros años de su encuentro. Uno de los aspectos que ltalo Calvino indica es que las Cartas tienen un caracter memorialistico y, que como tal, se organizan en una narrativa don de las diversas tramas y subtramas, "diálogos" y "personajes" se articulan en torno a su protagonista: un revolucionario preso, enfermo y enamorado que no puede participar en la acción política, porque su situación de preso le aísla del mundo exterior al tiempo que le distancia con el dolor añadido de que su mujer e hijos viven en Moscu y que por diversas circunstancias no pueden trasladarse a Italia, hecho que justifica la edición Cartas a Yulca y que no infravalora la importancia de las demás cartas escritas a otras corresponsales, como a Tatiana y su madre.

Si en los Cuadernos A. Gramsci desarrolla junto a determinados temas monográficos una miscelanea de notas de diferentes contenidos, en las cartas ademas de comunicar sus circunstancias inmediatas, se puede rastrear también una serie de asuntos concomitantes con aquellos. No debemos olvidar que sus apartados fundamentales, como la investigación sobre la historia de los intelectuales italianos, los estudios de lingüística comparada y sobre el teatro de Pirandello, los ensayos sobre las novelas populares o folletines y sus investigaciones sobre la obra de Maquiavelo, ya aparecen proyectados en algunas de las cartas dirigidas a Tania. Pero en las cartas de este segundo periodo dirigidas a Julia, su preocupación principal es mantener viva su relación sentimental a pesar de las limitaciones de la distancia y de los intrínsecos malentendidos generados por la escritura epistolar, y de estar "presente" en la educación de sus hijos.

El epistolario concluye con varias cartas a sus hijos en la que les habla de historia, cultura y literatura, -aun le quedan energías para comparar a Wells con Homero- y de sus juegos preferidos en su infancia, pequeños ejemplos de la riqueza de conocimiento y ternura que abarcan estas casi quinientas cartas escritas con la luminosidad de un lenguaje distinto al alusivo de los Cuadernos y que configuran hoy día un retazo de historia en las que la fiscalidad del tiempo no ha logrado acallar



BIBLIOGRAFÍA


0 comentarios:

Publicar un comentario