VIDEOS MARXISTAS, MATERIALISMO HISTORICO, DIALECTICA, SOCIALISMO CIENTÍFICO. FILOSOFÍA MARXISTA
PREGUNTAS AL MATERIALISMO HISTORICO
Hª DE LA DIALECTICA Y LA FILOSOFÍA
IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

FRANCIA


Castillo de Langeais
Castillo de Langeais
Chenonceau

Castilos del Loira.-

Chenonceau.

Al construir CHENONCEAU sobre el RIO CHER en el siglo XVI, Thomas Bohier demuele la fortaleza y el molino fortificado de la familia Marques y solo conserva el torreon: la Torre de los Marqueses, que él transforma al estilo Renacimiento.

El antepatio reproduce el plano del antiguo castillo medieval delimitado por los fosos.

Al lado de la torre, subsiste también el pozo, adornado con una quimera y una aguila,emblema de la familia Marques. Al avanzar hacia el Castillo,construido sobre los pilares del antiguo molino fortificado, se descubre la puerta de entrada monumental. Perteneciente a la época de Francisco I, de madera esculpida y pintada, lleva: a la izquierda, el escudo de armas de Thomas Bohier; a la derecha. el de su esposa Katherine Brionnet. Estos son detalles de un fantastico castillo que visitamos hace unos años


Azay le Rideau.

Antes de 1515, Gilles Berthelot, adquirió el señorio de Azay y emprendió la reconstrucción de una mansión acorde con el estilo de la epoca.


Hijo de un chambelan del Rey, era pariente y amigo de Semblancay, superintendente del tesoro de la reina, y desarro1ló en poco tiempo una brillante carrera; era recaudador general de tributos y pronto llegó a ser Tesorero de Francia. Su nuevo castillo es por tanto el fiel reflejo de esta brillante ascensión social.


Pero Semblancay, acusado de malversación, es encarcelado y ejecutado en Montfaucon en 1527. Berthelot, de quien tambien se sospecha, sólo tuvo tiempo para huir, dejando sola a su esposa, al frente de un castillo inacabado.


Francisco I regala el castillo a uno de sus compañeros de armas durante las campañas de Italia, Antoine Raffin. Los descendientes de este ultimo vivieron en el castillo hasta finales del siglo XVIII.


En 1791, en plena Revolución francesa, Charles de Biencourt, aristócrata liberal, adquirió la propiedad. Los Marqueses de Biencourt, entusiastas benefactores del pueblo y de sus habitantes, devolvieron al castillo todo su esplendor durante varias generaciones, eliminaron los ultimos vestigios de la Edad Media y crearon el gran parque romantico.


Ya cerca del siglo XX, el ultimo marques, arruinado, se vio obligado a vender las tierras, el mobiliario y luego el castillo. En 1905, el Estado se convierte en su propietario. Interersante historia para este palacio-castillo construido sobre un rio del Loira

Chambord.

El joven rey Francisco I tenía 25 años cuando inicia en 1519 la enorme obra del Palacio de Chambord. Se vivia entonces el siglo de oro espanol y España brillaba con el poder del rey Carlos V y luego de Felipe II, las expediciones al Nuevo Mundo y el arte del final del plateresco.


Desde su ascenso al trono en 1515, Francisco I emprendió la conquista de la provincia del Milanesado, en Italia, que su antecesor Luis XII no habia podido conservar. De regreso a Francia, con el emblem a de la victoria de Marignan e influenciado por la arquitectura italiana del Renacimiento, este ambicioso y joven rey, apasionado por la caza, emprendió la construcción del Palacio de Chambord.

Conservando en su diseño la apariencia de una fortaleza medieval (Torre de homenaje flanqueada por cuatro imponentes torres, dos alas y una muralla que encierra el conjunto), Chambord constituye una sintesis sorprendente entre las formas heredadas de siglos anteriores y la arquitectura innovadora del renacimiento italiano (logias, terrazas, machones verticales y molduras horizontales que dan ritmo a las fachadas).


Pensado inicialmente como albergue de caza, la arquitectura de Chambord lo hizo en todo punto desmesurado: 156 m de longitud, 56 m de altura, 77 escaleras, 282 chimeneas y 426 piezas. Sin embargo, a pesar de sus dimensiones colosales, la silueta del palacio sigue siendo atractiva por su gracia y su equilibrio. Entre todos los materiales utilizados para esta construcción, la toba es la que llama la atención del visitante pues, aunque fue utilizada en la mayor parte de los palacios de Valle del Loira, sin duda es en Chambord donde esta piedra calcarea, blanda y fragil, ha sido trabajada con mayor virtuosismo.


Francisco I pasó en Chambord apenas 72 dias durante sus 32 anos de reinado. Nunca vio la obra terminada y a su muerte tan sólo la torre de homenaje y el ala real habian quedado concluidas. Su hijo, Enrique II, asi como Luis XIV, igualmente aficionados a la caza, dieron a Chambord el aspecto que hoy conocemos.


Castillo de Chaumont sur Loira.

El castillo de Chaumont-sur-Loire, que domina el Valle del Loira incluido en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, ilustra a la vez la arquitectura defensiva de la época gótica y la arquitectura ornamental del Renacimiento. Catalina de Médicis, propietaria del Castillo y gran admiradora de Nostradamus y de Ruggieri, al que nombró su astrólogo personal, lo cedió posteriormente a Diana de Poitiers.

El castillo conoció durante los siglos XVIII y XIX un intenso periodo de actividad intelectual cuando la familia Le Ray de Chaumont acogió sucesivamente al escultor Nini, al estadounidense Benjamin Franklin y a la escritora Germaine de Staël.

El príncipe y la princesa de Broglie, últimos propietarios privados del castillo, insuflaron a la Propiedad un extraordinario impulso de modernidad, de fantasía y de mundanidad.

Castillo de Valencay.

El castillo de Valençay fue construido en la época de Luis XIII en el emplazamiento de una antigua fortaleza feudal.

Con el paso del tiempo su arquitectura se transformó mezclando armoniosamente los estilos Renacimiento incipiente y Clasicismo.

En 1803, Napoleón compró este magnífico castillo, que se convirtió en propiedad del príncipe de Talleyrand, Ministro de Asuntos Exteriores, que la utilizó para recibir fastuosamente a los dignatarios del Imperio.

Castillo de Usse , Rigny-Usse



En el corazon del Valle del Loira, el castillo de Usse se ha sabido rodear de una mitologia que va de un vikingo sangriento hasta la Bella Durmiente del Bosque.


Hacia el 1004, el primer propietario; el temible vikingo Guldin I de Saumur, conocido tambien como el diablo de Saumur; conocio las tierras de Usse. El castillo cambiara varias veces de propietarios hasta el s. XVII, momento en que fu restaurado y adoptara el aspecto actual. El Castillo de Usse se alza sobre el valle del Indre y del Loira, desde sus terrazas y jardines a la francesa disenados por Le Notre, el arquitecto de los jardines de Versalles.


Actualmente, el castillo es una residencia privada que pertenece a los descendientes del Conde de Blacas. Sin embargo, se pude visitar de todos modos. Podran observar su mobiliario renacentista, exposiciones de trajes de epoca, una magnifica coleccion de tapices flamencos y de cuadros. Impresionante castillo en todas sus dimensiones, atrae el encanto de su vista.


Se dice que este castillo inspiró el cuento de Perroult, la bella durmiente, así como otros de Walt Disney.

París

Paris es capaz de transformarse a lo largo de los años, protegiendo con inteligencia el pasado y diseñando con cuidado los escenarios de su futuro. Gracias a esta adaptabilidad, en la ciudad conviven armoniosamente la romantica fascinacion que evoca el Sena, las salas secretas de los edificios del poder, los lugares misteriosos visitados por la imaginacion de Maigret y la innovadora arquitectura que quiso Mitterrand.


Capital de Francia (2.110.200 habitantes), centro politico, economico, artistico y cultural del pais, Paris (105 km' de superficie) ocupa el corazon de la cite de France, en el centro de una vasta area metropolitana atravesada por el Sena. La ciudad se divide en 20 arrondissements (distritos administrativos), que se suceden en forma de caracol, reflejando el desarrollo urbanistico de la capital parisina y sus sucesivas ampliaciones.


Para sobrellevar adecuadamente una visita a esta capital se requiere de una planificación metodica y de este modo no dejar de ver los monumentos que la han hecho famosa a lo largo de la historia: La Torre Eiffel, Arco del Triunfo, Notre Dame, Sacré-Coeur, Panteón, Sainte Chapelle, Invalides, Palacio de Luxemburgo, Ópera Garnier, Louvre y un inmenso arsenal de otros monumentos impresionantes.

Las fronteras de Paris estan marcadas hoy por una gran arteria anular, el Boulevard Peripherique, que rodea la ciudad a 10 largo de 35 km. Construido en 1973 para reducir el trafico, este cinturón esta ahora siempre abarrotado -sobre todo en las horas puntas - por los numerosos vehiculos que se dirigen hacia las conexiones con la periferia de la ciudad. El área metropolitana, que se extiende sobre una vasta área alrededor de Paris, cuenta con una poblacion de 11.330.700 habitantes, que viven en suburbios que pueden estar bastante lejos de la ciudad e incluso en los municipios vecinos.


Entre ellos, los mas poblados son los de Argenteuil, Asnieres-sur-Seine, Aubervilliers, Boulogne-Billan-Court Clichy. Colombes, Courbevoie, Levallois- Penret, Montreuil, Neuilly-sur-Seine, St-Denis, St-Maur-des-Fosses y Versalies.

Versalles.



Luis XIV fue el primero en transformar y ampliar el pabellón de caza de su padre, Luis XIII, donde instalaría la Corte y el gobierno en el año 1682. Desde entonces y hasta la llegada de la Revolución Francesa, diferentes monarcas se fueron sucediendo en el trono y continuaron embelleciendo el palacio.


En 1661 se iniciaron las obras para la creación de los Jardines de Versalles, que no se verían finalizadas hasta cuarenta años después. La construcción de los jardines fue un duro trabajo, ya que el terreno estaba ocupado por bosques y terreno pantanoso, por lo que se necesitó la ayuda de miles de hombres que se ocuparon de transportar tierra y todo tipo de árboles.


Durante la visita al Palacio de Versalles es posible recorrer infinidad de estancias con una gran riqueza artística entre las que merece la pena destacar la enorme capilla y los Grandes Aposentos del Rey y la Reina, que poseen una gran cantidad de elementos decorativos.


También goza de especial importancia la Galería de los Espejos, una impresionante galería de 73 metros de longitud que posee 375 espejos. Se trata de una de las estancias más importantes del palacio, ya que fue el lugar en el que en 1919 se pondría fin a la Primera Guerra Mundial con la firma del tratado de Versalles.


Los impresionantes Jardines de Versalles cuentan con una extensión de más de 800 hectáreas a lo largo de las cuales se extienden plantas y todo tipo de árboles, además de gran cantidad de estatuas de mármol, estanques y fuentes.


Es prácticamente imposible recorrer la totalidad de los jardines, pero existen diferentes formas de intentarlo, por ejemplo alquilando una bicicleta o un coche eléctrico, o bien con el trenecito que recorre los jardines.


Algunos de los puntos más importantes del jardín son el Gran Trianón, un pequeño palacio de mármol rosa, o el Dominio de María Antonieta, lugar en el que la esposa de Luis XVI disfrutaba de una vida sencilla y campestre.

Mont Saint Michel.



La larga historia del Mont-Saint-Michel habria comenzado en el año 708, cuando Aubert, obispo de Avranches, hizo elevar en el Mont-Tombe un santuario en honor del Arcangel. El monte se convirtió rapidamente en un lugar importante de peregrinaje. En el siglo X, los benedictinos se instalaron en la abadía mientras que mas abajo se desarrollaba un pueblo. En el siglo XIV se extendió hasta el pie del peñasco.


Plaza fuerte inexpugnable durante la guerra de los Cien Anos, el Mont-Saint-Michel es tambien un ejemplo de arquitectura militar. Sus murallas y fortificaciones resistieron a todos los ataques ingleses e hicieron del Monte un lugar simbólico de la identidad nacional.


Tras la disolución de la comunidad religiosa durante la Revolución y hasta 1863, la abadía fue utilizada como prisión. Convertida en monumento histórico en 1874, fue objeto de grandes restauraciones. Desde entonces las obras fueron ininterrumpidas en la totalidad del lugar. Desde 1979, el Mont-Saint-Michel esta incluido en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

Carcasonne.

Carcassonne es algo más que una ciudad, es parte viva e integrante de la historia, no solo de Occitania, sino también de Catalunya.


Fue a principios del siglo IX, cuando Carlomagno, a través de su hijo, el Rey de Aquitania, Ludovico Pío, conquistó Barcelona y Tarragona, expulsando a los árabes, instalando allí un “conde” vasallo suyo, hermano del conde de Carcassonne.
En aquella época los condes no eran más que funcionarios, puestos y depuestos por el monarca a su libre decisión.


Tras la muerte de Carlomagno y la división del reino entre sus hijos, como era costumbre en la dinastía carolingia, los condados francos, principalmente los del sur, devinieron, prácticamente, pequeños reinos y sus condes, iniciaron la instauración dinástica en sus territorios.


Eso sucedió también en Carcassonne y Barcelona, donde se instauraron los Trencavel y el conde Jofre I, (Jofre el pilós), respectivamente.


Dado el afán conquistador del conde de Toulouse sobre Carcassonne, en diversas ocasiones, los Trencavel solicitaron ayuda a los condes de Barcelona, prometiéndoles vasallaje, aunque en períodos de paz este lazo se rompía, llegando incluso, en ocasiones, a que los Tencavel se aliaban con los de Toulouse, contra los de Barcelona.


En medio de este constante tira y afloja por la soberanía sobre Carcassonne, entre los condes de Toulouse y Barcelona, llegó la “Cruzada Albigense” que conseguiría, en un principio, unirlos a los tres.


Tras la muerte, a manos de los cruzados, del último Trencavel, fue nombrado Conde de Carcassonne, el vencedor, Simó de Monfort y, tras la muerte de éste en el sitio de Tolosa, la titularidad de Carcassonne, pasó a ser de su hijo Amaury.


Cuando las cosas se pusieron mal para Amaury, a mediados ya del siglo XIII, por la recuperación de tierras que estaba realizando el Conde de Toulouse, aquel renunció al condado de Carcassonne, en favor del Rey de Francia.


Cuando el Rey de Francia recuperó finalmente todas las tierras de Toulouse, Carcassonne y Occitania en general, llegó la firma del Tratado de Corbeil, entre Jaime I de Catalunya y Aragón y Luís IX de Francia, por el cual el monarca catalán renunciaba a toda pretensión sobre los condados occitanos y, a cambio, el monarca francés renunciaba a cualquier derecho sobre Catalunya, delimitándose de esta forma la primera frontera entre Francia y Catalunya, que no sería modificada hasta la firma del Tratado de los Pirineos, en 1659, al finalizar la guerra de los “Treinta años”.


Así las cosas, Carcassonne se integraba definitivamente en la corona francesa. Una vez establecida la paz en el sur, las murallas de la “cité” perdieron parte de su importancia y solo el castillo servía, de vez en cuando, de residencia real.


Y, finalmente, una vez firmado el Tratado de los Pirineos, en el s. XVII, perdería definitivamente su posición estratégica, debido al retroceso de la frontera española, y la ciudad fue, prácticamente abandonada, asentándose la gente en la parte de abajo, más cerca del río.


Las murallas y sus casas servían, a menudo, de canteras de piedra para la construcción de casas en la parte nueva, hasta que, a mediados del s. XIX, dos siglos después, el erudito local Jean Pierre Cros Mayraveille, junto al famoso arquitecto Viollet le Duc, denunciaron el estado en que se encontraba y consiguieron ayuda para recuperarla, evitándole así una progresiva degradación hasta su total desaparición.


 

Azay le Rideau
Chambord
Saumur

Castillo Chaumont sur Loira
Castillo de Valencay
Castillo de Chambord/ Cies
Castillo de Villandry
Castillo de Rigny Usse
Amboise
Paris
Castillo Vaux le Viconte
Mont Sant Michel
Carcassonne
 

0 comentarios:

Publicar un comentario